Suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que sostienen la parte inferior del abdomen y sirven de apoyo a la vejiga, al útero y al recto.

Es fundamental que esta musculatura mantenga una buena función, ya que la debilidad del suelo pélvico es causa de incontinencia urinaria de esfuerzo, cistocele (la vejiga se desplaza hacia abajo), rectocele (el recto desciende), descenso del útero, disfunciones sexuales (dolor al mantener relaciones sexuales, disminución de la sensibilidad y dificultad para llegar al orgasmo).

La lesión o la debilidad de la musculatura perineal puede estar ocasionada por diversas causas:

ES IMPORTANTE LA PREVENCIÓN SABIENDO EL RIESGO INDIVIDUAL PARA PRESENTAR DISFUNCIÓN DEL SUELO PÉLVICO, acudiendo al ginecólogo para valorar nuestro suelo pélvico y si fuera necesario la derivación a la unidad de suelo pélvico (ver apartado Fisioterapia de suelo pélvico).

Para prevenir y/o tratar la disfunción del suelo pélvico es importante:

  • Evitar el sobrepeso, mediante una alimentación adecuada y ejercicio físico, abandonando costumbres sedentarias y optando por un estilo de vida más activo.
  • Evitar ejercicios intensos que provoquen aumentos en la presión intraabdominal (sustituir los ejercicios abdominales clásicos por los ejercicios hipopresivos).
  • Disminuir la ingesta de té o café.
  • Regularizar el ritmo intestinal.
  • Facilitar la micción. No aguantar prolongadamente las ganas de ir al baño; La evacuación de la orina debe de ser ininterrumpida, sin esfuerzo y sin dolor

Puedes ver nuestro apartado de fisioterapia de suelo pélvico